No hay territorio sin control territorial; es decir, no hay territorio sin autodeterminación, justicia social y económica, identidad y memoria.
Atuchajpa Sujllayaj del Pueblo Diaguita Cacano

martes, 8 de mayo de 2012

Empresario ganadero, usurpador del territorio de comunidades indígenas, invitado por el INTA para disertar en el 2º Congreso Nacional de Sistemas Silvopastoriles.


Entre los días 9 al 11 de mayo se realizará en la Provincia de Santiago del Estero, el 2º Congreso Nacional de Sistemas Silvopastoriles, organizado por el INTA, con el “objetivo de contribuir al diseño de sistemas de manejo integrado que contribuyan simultáneamente a la mejora de la productividad, el bienestar social y la conservación ambiental”. En esta oportunidad, en un Panel de experiencias silvopastoriles de los productores, el día 10 de mayo, disertará Ricardo Remondino quien en el programa del Congreso aparece vinculado a la “Estancia Toro Human, Santiago del Estero”.

Ricardo Remondino es un productor ganadero de la provincia de Santa Fe y, la mal llamada “Estancia Toro Human”, es en realidad Toro Uman, en el departamento Atamisqui, parte del territorio del Ayllu Cacán de Codo, comunidad indígena perteneciente al Pueblo Diaguita Cacano. La “Estancia” no es otra cosa que un campamento que mantienen desde el año 2007 estos empresarios, donde construyeron hornos para hacer carbón, ubicado en el corazón de El Alto, bosque nativo categorizado como “rojo” o “categoría I”. Por otra parte, el territorio de esta comunidad indígena fue Relevado, según lo determina la Ley Nacional 26.160, por el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, en el año 2009.

En octubre del año pasado, en oportunidad en que el Sr. Remondino era aceptado como nuevo socio del Rotary de Galvez, haciendo referencia a una “placita” que armarían en Hoyón (Atamisqui), comunidad vecina, con la colaboración del INTA, expresaba que “… comencé a pensar en cómo ayudarlos, me pareció bárbaro traer el tema del intercambio de gente, el conocer realidades tan distintas, yo me enamoré de aquellos lugares, y entendimos que va a ser una linda experiencia para todos”; esta experiencia consistió en una delegación que partió desde Galvez transportando ropa, útiles escolares, tambores para transformarlos en caballitos de plaza y mangueras para riego de los árboles que “los chicos santiagueños van a apadrinar”.

Tal vez por su condición de reciente adquiriente de la escritura de este campo, seguramente transferido a él por Elizabeth Mireya Freidemberg, quien a su vez lo recibió de Juaire (testaferro de la empresa Genética del Este, propiedad de la firma Bustingorri Hnos), todo esto en un plazo menor a cinco años, desconozca que:

  1. Hacia finales del año 2007, ingresa violentamente la empresa Genética del Este en el territorio de la comunidad con tractores, maquinaria pesada, topadora, rolos, y destruye posesiones de las comunidades: cercos de siembra, potreros, deslindes ancestrales, caminos vecinales, plantaciones de árboles, etc; destruye una importante masa de bosque nativo y, destruye valiosos sitios arqueológicos, profanando lugares sagrados y cementerios indígenas de las comunidades.
  2. En Junio del año 2008, el Juzgado del Crimen a cargo del Dr. Salomón, por el supuesto delito de “daños” imputa a Zenón Barraza (consejero del Ayllu Codo), su hijo Hernán Barraza, Bernardino Barraza (Atuniyku –cacique- del Ayllu), Hugo Leguizamón (consejero del Ayllu Puncu Atun), al anciano Nemesio Sequeiro y a su hijo Sandro.
  3. En septiembre del mismo año es privado ilegalmente de su libertad por personal policial de la Seccional 20 de Villa Atamisqui, Nemesio Sequeiro, cuando se hallaba en el Hospital; y uno de sus hijos, Enrique, cuando fue a la Seccional a preguntar por su padre, los cuales son liberados luego de la intervención del INAI.
  4. A los pocos días, Reina Coronel (Ayllu de Codo, esposa del consejero Durval Barraza) fue salvajemente agredida a latigazos y patadas en el camino entre la comunidad y Villa Atamisqui por una pareja de lugareños simpatizantes de los empresarios. Cuando se dirigió al Hospital se le negó atención y cuando fue a poner la denuncia en la citada Seccional policial se encuentra a sus agresores conversando con el oficial Argañaraz, quien decide encerrar a Reina con quien la había agredido, en la misma celda, mientras les decía “ahí adentro pueden matarse si quieren”.
  5. El 20 de noviembre del 2008, el Pueblo Diaguita Cacano, presenta nota ante el Jefe de Gabinete de Ministros de la Provincia de Santiago del Estero, y al Ministro de la Producción, solicitando se cumpla con el Convenio 169 de la OIT y las leyes nacionales 24.071, 26.331 y 26.160 y, en consecuencia, “… se incluya dentro de la Categoría I a la región boscosa conocida como El Alto, territorio y hábitat de comunidades indígenas …”. Ese mismo día, en horas de la noche, una patrulla policial encabezada por el oficial Enriquez, enviada por el Subjefe Leiva, en la localidad de Toro Uman, ingresa a un domicilio particular sin orden de allanamiento y detienen a Santos Acosta (consejero del Ayllu Codo) y a Ubaldo Rojas, de la misma comunidad. En el período de detención son torturados física y psíquicamente por el Subjefe Leiva, quien golpeaba a uno de ellos gritándole “¡Así que vos sos indio!”, mientras acusaba a ambos de haber cortado el alambrado de la empresa.
  6. El 2 de marzo del año 2009, el juez Jorge, ordena la intervención en las casa de las comunidades de los ayllus de Puncu Atun y Codo a el GETOAR (Grupo Especial Táctico para Operaciones de Alto Riesgo de la Policía de Santiago del Estero), conjuntamente con efectivos de Villa Atamisqui y Brea Pozo; proceden a la detención de cinco miembros de las comunidades, entre ellos un anciano de más de 80 años, Cecilio Barraza, quien fue esposado y arrojado desnudo a un hormiguero donde lo dejaron durante más de 4 horas; en el mismo procedimiento fueron duramente golpeados otros ancianos, niños que estaban preparándose para asistir a su primer día de clase y mujeres. En la Seccional 20 de Villa Atamisqui, antes de su traslado a Alcaidía de Tribunales, los detenidos fueron desnudados y humillados en su dignidad.
  7. El 15 de mayo del mismo año, el juez Tarchini Saavedra ordena el secuestro de los animales de las comunidades, principal fuente de alimentación de las familias. El 8 de octubre, después de casi cinco meses de reclamos, manda a decir verbalmente a través de un instructor del juzgado, que dejen de preguntar por los animales (más de 120 vacunos y yeguarizos), porque ya están todos muertos.

Nos preguntamos si en el Panel de Experiencias Silvopastoriles donde participará el Sr. Remondino, invitado por el INTA, en el marco del Congreso, se hará conocer también esta otra historia, de la feliz implementación de un Plan Productivo “Sustentable”, aprobado por la Dirección Provincial de Bosques, en la autodenominada “Estancia Toro Human”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario